A los jóvenes españoles les cuesta menos hablar inglés que leerlo y escribirlo